No renuncies a la seguridad por el calor

No renuncies a la seguridad por el calor

La ropa de seguridad suele ser una de las principales disputas entre trabajadores y empresarios cuando se acercan los meses de verano y es que muchas empresas no adaptan esta ropa con los cambios de temperatura a los que están expuestos un gran número de trabajadores. Por ejemplo; si un guardia de seguridad debía de vestir con pantalón largo, camisa, chaqueta y corbata, es posible que en verano también lo tenga que hacer. Por muchas quejas que pudiera hacer el empleado, la contestación era la misma: “no renuncies a la seguridad por el calor”.

Afortunadamente, las empresas que se encargan de proveer la ropa de seguridad están cambiando de forma de pensar. Un buen ejemplo de ello es lo que ocurre en algunos centros comerciales, donde es habitual ver como los vigilantes cuentan con uniformes de verano cortos y ligeros. De esta manera, los trabajadores disponen de ropa de trabajo que cumple con las normas establecidas a la par que ayuda a que los empleados no tengan que sufrir un golpe de calor en pleno verano provocado por las altas temperaturas.

Siguiendo con este simple ejemplo, la empresa consigue que se mejore la visibilidad de los agentes en el centro, mejorar el servicio, además de renovar la imagen del personal, incentivando así la comodidad de todos los empleados, lo que se traduce en mayor productividad y rendimiento en su puesto de trabajo.

¿Por qué una empresa debería de cambiar su vestuario de seguridad en verano?

Para mejorar las condiciones del trabajador: Desde el departamento de RRHH se establecerá si el usuario tiene que trabajar en extremas temperaturas, tanto por encima, como por debajo de valores estipulados. Esto hará que sea vea reducido el rendimiento al mínimo, además de ampliando las posibilidades de que se produzca cualquier tipo de accidente.

Más fresquito: Por otro lado, el trabajador llevará un uniforme mucho más “veraniego”, algo que le facilitará al máximo al empleado realizar sus tareas asignadas.

Por todos estos motivos, no es de extrañar que cada vez sean más los empresarios que se percatan de la importancia de la ropa de seguridad en verano y acuden a nuestra tienda en busca de dotar con la llegada de las altas temperaturas, del mejor equipamiento para sus trabajadores.

Tipos de uniformes en la edad escolar

Tipos de uniformes en la edad escolar

En los colegios privados los podemos encontrar según dicta la norma, mientras que en los colegios concertados son más habituales; en los públicos apenas se dan, aunque hay algunas excepciones.

Ahora bien, hay que considerar que el hecho de seleccionar un colegio sin uniforme no te garantizará que no lo vaya a implantar de manera próxima. Por ejemplo, puede que el niño entre en Educación Infantil sin llevarlo, pero que se implante en 5 de Primaria. Es decir, que las normas pueden cambiar de un momento a otro en cuanto a este tema se refiere.

En el mundo de los adultos también hay uniformes, que dependerán del tipo de tarea que se realice, así como del sector.

Los 3 tipos de uniformes en la edad escolar

A medida que el niño crece, se encontrará con varias etapas diferentes para el uniforme escolar. Empezamos por Infantil, en dónde está la fase inicial que luego derivará al uniforme.

 

  • Baby infantil: En los primeros cursos de infantil (3-4 años), los alumnos deben de vestir el Baby. En realidad no es más que una bata con botones. Una de sus prestaciones es que suele llevar el nombre del niño, por lo que será más fácil que los profesores y el resto de alumnos lo pueda conocer. Otra de sus utilidades es prevenir que el niño se manche, por ejemplo, con pinturas, o con comida en el caso de que se quede al comedor. También ayuda a localizar fácilmente al alumno en el caso de que se pierda por el centro escolar.
  • Uniforme convencional: Este uniforme se empezará a utilizar desde 1º de Primaria hasta el curso que determine el centro. Lo más lógico es que se deje de llevar en 2º de Bachiller (ya que suele ser el último curso de muchos centros). No obstante, esto es algo que maneja la dirección de cada colegio, ya que hay centros en los que tan solo se lleva en la Educación primaria. El uniforme será elegido por cada centro, pero lo normal es un pantalón de vestir para chicos y falda plisada con pliegues para chicas; en la parte superior un polo de manga corta y un jersey.
  • Chándal de gimnasia: Y terminamos con este chándal que se obliga en la clase de Educación física; en muchos centros se obliga a llevar algún modelo en especial, mientras que en otros la selección es libre.